Avanzan las marcas chinas en el mercado argentino de autos

Así como sucedió con los japoneses en los ochenta o con los coreanos en los noventa, ahora lo que se viene en la industria automotriz es la avanzada de...
GAZ_7a0ffe3889634b239da62b9652e444d4

Así como sucedió con los japoneses en los ochenta o con los coreanos en los noventa, ahora lo que se viene en la industria automotriz es la avanzada de autos chinos. A las siete marcas que ya hay en el país (Chery, Lifan, Geely, Zotye, Foton, DFM y JCM), se sumarán Baic, Borgward, Brilliance, BYD, Dongfeng, Great Wall Haval y Kandi.

Además de importar, también se viene la producción local: la firma Ralitor, importadora de la pick up Foton, producirá camiones JMC y DFM en la ciudad de La Plata; BYD fabricará colectivos eléctricos en la provincia de Salta; y Dongfeng ya comunicó algunos detalles de su próxima producción de colectivos eléctricos en la localidad bonaerense de José C. Paz.

“En el último tiempo han ingresado unas cuantas marcas chinas más, que compiten un poco con las otras que ya estaban instaladas. Apuntan, sobre todo, a un comprador de un vehículo muy pequeño que quiere dar un salto y probar con otras marcas. Esto genera un nicho de mercado para esta avanzada”, explica Fernando Marino, director de Ralitor S.A.

Marino opina que el mercado argentino tiene una gran tradición de marcas europeas, muy difícil de romper, pero que China en los últimos años ha logrado un desarrollo industrial en el sector automotor. “Esto es producto de asociaciones que hizo con empresas de nivel mundial, como por ejemplo Ford, Mercedes Benz o Hyundai, firmas que quieren participar del mercado interno chino de 24 millones de autos por año”, señala el ejecutivo.

En el país, el precursor fue Chery, allá por 2008. También a esta marca le costó imponerse entre las preferencias locales, que, a diferencia de lo que ocurre en el resto de América latina, son más reticentes a la hora de adquirir un auto chino. En la actualidad, esta marca vende unos 5.000 vehículos. Todo el segmento chino capta hoy un 1% del mercado, pero apunta a alcanzar los 5 puntos de share en los próximos años.

“El que hizo punta y rompió el hielo en la Argentina fue Chery, el primero en llegar con un vehículo muy competitivo en precio y buena calidad. Hoy está instalado y no tiene una discusión sobre si es bueno o malo”, ratifica Marino, cuya firma invertirá en cinco años US$ 10 millones para fabricar aquí el utilitario JMC.

Otra empresa que va a producir un camión con el mayor porcentaje de autopartes chinas es Zanella, que fabricará el Z- Truck. Este modelo es un clon del Freedom Minitruck chino, que diseñó y desarrolló la empresa Jingdezhen Changhe Automobile Technology. Ya se vende en otros países de la región, como Uruguay. “Con el tiempo, vamos a llegar a tener también un 40% de autopartes argentinas”, señaló Walter Steiner, presidente de Zanella.




DFSK, la automotriz china especialista en utilitarios que se presentó en la Argentina desde el Salón del Automóvil de Buenos Aires 2017, anunció que comenzará a operar comercialmente a partir de octubre, con una oferta de cuatro modelos y una red de 15 concesionarios distribuidos entre CABA, GBA y el Interior del país. Según sus directivos, el objetivo comercial de DFSK para 2018 será comercializar un volumen que estará en torno de las 2.000 unidades.

También Zotye, la automotriz más joven de China, ya está en la Argentina. La marca perteneciente a Zotye Holding Group fue fundada en 2005 y llega de la mano del importador local AnnaPurna, del empresario Alejandro Basile.

A su vez, hay anuncios de otras marcas que prometen desembarcar en suelo argentino, entre las que figura Baic, del gigante automotriz Beijing Automotive Industry Holding (socio en China de Mercedez Benz) que comercializara los SUV X25, X 35 y X 55, con Adachi Motors (Grupo Belcastro) como importador. También anunciaron su llegada la marca Shineray, de la automotriz Brillance Shineray Chongquing Automobile, con sus utilitarios livianos; la marca Great Wall con el Grupo Car One, como importador.








Precios

Contrariamente a lo que se pueda imaginar, estos autos no vendrán a mitad de precio. Según datos de la industria, su valor estará a solo un 15% más barato que el resto de las marcas tradicionales. El concepto de que esos autos se vendían a mitad de precio que el resto pudo haber sido cierto en otra época, pero ahora ha evolucionado mucho su calidad y gran parte de sus componentes son de las principales marcas internacionales (ya que los chinos fabrican esas autopartes).

En efecto, según adelantaron voceros de las empresas, en lo que resta del año y a lo largo del 2018 se presentarán siete importadores de autos fabricados en China para comenzar una estrategia comercial agresiva sobre la base de precios que van entre los $ 200.000 y $ 280.000.

Participación del Mercado

En tanto, según datos de la industria, en 2016 se vendieron 709.482 vehículos en la Argentina, mercado en el que las marcas de origen chino participaron de la siguiente manera: Chery con automóviles y SUV 3.779 unidades; Lifan con SUV y utilitarios livianos, 405 unidades; JMC con camiones, 77 unidades; DFM con camiones, 43 unidades, y Gelly con automóviles y SUV, 3 unidades.

Si la avanzada china tiene éxito, esos números se verán más que duplicados este año.

Por lo pronto, solo Chery, Lifan, Foton y Geely esperan vender en todo 2017 unos 14.000 vehículos, siendo el 50% de esa venta captado por la primera de ellas, que, como se dijo, es la más asentada en el país. De cumplirse ese objetivo, las marcas chinas comenzarán 2018 con un 2% del mercado.

La entrada Avanzan las marcas chinas en el mercado argentino de autos aparece primero en Chery Argentina.

Read more

Comentarios

Comentarios

Categorias
Automóviles